Hero Image

Noticias

Alumnos conocieron la “Historia Freak del Patrimonio Santiaguino” en actividad del curso homónimo del Track de Humanidades

¿Sabías que el Cementerio General es considerado una necrópolis porque replica muchos elementos de la ciudad, tales como la manifestación de las diferencias de clases sociales, las distintas creencias religiosas e incluso los espacios específicos para distintas ocupaciones? Este y otros datos son los que pudieron conocer los alumnos del curso “Historia Freak del Patrimonio Santiaguino” en la actividad académica realizada el sábado pasado, que consistió en un recorrido de diferentes puntos patrimoniales de la ciudad de Santiago, donde la atracción principal fue el Cementerio General.  

Esta salida a terreno se enmarca dentro de la propuesta inicial que tenía el curso, la cual incluía hacer al menos 3 recorridos de manera presencial. A causa de la pandemia de COVID-19, para los dos primeros se ideó un formato online en el cual el profesor, Ignacio Milla, visitó de manera individual e hizo un video explicativo, complementando con fotografías y música.

En esta oportunidad, la salida fue presencial de carácter no obligatoria, pero Milla declara que notó mucho entusiasmo en los alumnos, y contó con la participación de 22 estudiantes. Tener a esta cantidad de asistente para el docente fue “realmente hermoso”, ya que durante estos dos años de pandemia Milla no había tenido la posibilidad de realizar clases presenciales. “Encontrarme en esta situación y ver la motivación de los jóvenes por querer participar fue realmente enriquecedor. Completamente significativo. A la larga, si esto resultó bien, fue precisamente por esas ganas de participar que mostraron los estudiantes”, describió.

El Cementerio General fue elegido para ser visitado en esta oportunidad, debido a que se le considera un lugar concreto para poder abordar la temática patrimonial de la que trata el curso. “Además de contar con las tumbas de casi todos los presidentes de la historia de Chile, la cantidad de personajes importantes que están ahí enterrados es inmensa, desde músicos como Violeta Parra o Víctor Jara, hasta los miembros de la selección chilena del Mundial del 62”, comentó el docente. Por otro lado, ha formado parte de diferentes elementos históricos, como la fosa común en la que fueron enterrados los cuerpos calcinados del incendio de la Iglesia de la Compañía de Jesús el año 1863, hasta lugares de memoria importante como el Patio 29, donde yacen muchos de los detenidos desaparecidos que fueron enterrados ahí como N.N. durante el régimen militar de Augusto Pinochet. 

Otra razón para seleccionar este lugar, es la riqueza arquitectónica que tiene: “el cementerio cuenta con mausoleos provenientes de todo tipo de influencias, como por ejemplo egipcios, romanos, aztecas, chinos, musulmanes, etc.; con una diversidad de simbolismos provenientes de una inmensa diversidad de culturas, como la Serpiente que se come a sí misma (Ouróboros) simbolizando el ciclo eterno de la vida, relojes de arena con alas que nos muestran cómo «el tiempo vuela», o incluso algunos más sutiles como «las columnas incompletas», que buscan simbolizar que el tiempo a la larga termina por derribar todo, es decir, que ninguna edificación resiste al paso inexorable de la temporalidad”, explicó Milla. Además, se pueden visitar memoriales como el de Los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos en Chile, o el memorial de la Diversidad Sexual, ubicado a un costado de la tumba de Daniel Zamudio.

Para Simona Glasinovic, alumna de Diseño mención Moda y Gestión, esta experiencia fue bastante significativa, ya que finalmente pudo conocer personalmente al profesor y a sus compañeros. “Se dio una dinámica muy entretenida, en la que aprendimos muchísimo, pero de forma muy espontánea. Además, no conocía el Cementerio General, así que fue genial que este track me hiciera conocerlo”, explicó. Por otro lado, esta salida a terreno fue lo que marcó la diferencia a lo largo del curso, porque al ser un curso pensado originalmente para ser presencial, “poder finalmente conocer los lugares patrimoniales in situ, fue otra cosa”, declaró. Asimismo, su interés por cursar este ramo fue debido a que “sentía que me faltaba mucho por conocer de la historia de mi ciudad y que quizá algo externo que me exigiera hacerlo sería una buena oportunidad”, expresó.

El estudiante de periodismo, Nibaldo Jaque, opinó lo mismo que Glasinovic: “esta experiencia fue muy significativa por el tema de compartir con compañeros que no conocía y por el trato que recibimos en todo momento del profesor, que fue muy amable y supo manejar muy bien al grupo”. De la misma manera, la actividad fue lo más distinto en el semestre para este curso, ya que “al ser un curso que trata sobre recorrer lugares y monumentos, es completamente distinto hacerlo en persona y hace aún más increíble la experiencia del curso”, aseguró. 

Esta asignatura se imparte por primera vez este semestre, y nace a partir del interés de Milla por aprender de la historia a partir de elementos que entrega la ciudad de Santiago, específicamente el Patrimonio. “Este último es un concepto que se puede abordar desde múltiples perspectivas, pero me gusta dejar planteado desde un inicio que es importante entenderlo como algo que se modifica y que se encuentra en constante resignificación, dependiendo de la valoración que se le otorga”, aclaró el profesor. La experiencia, para el profesor ha sido inigualable: “el elemento principal ha sido la participación y motivación de los estudiantes. Sus reflexiones e indagaciones han hecho que este curso se haya dado con una potencia mucho más grande de la que imaginé”, afirmó.